Make your own free website on Tripod.com








Larry Nieves

Los socialistas lo gritan, pero ¿Es el monopolio una tendencia inevitable del mercado?














Larry Alexánder Nieves C.




















larry_jaji_05.jpg

 
 
 
Uno de los argumentos más utilizados a favor de la existencia del Estado es la supuesta tendencia natural de los mercados a desarrollar monopolios y por lo tanto a concentrar la riqueza -y con la riqueza el poder- en unas pocas manos. Por lo tanto, sigue el argumento, necesitamos de un Estado independiente de los poderes económicos que contrarreste dicha tendencia y establezca reglas justas en la competencia. A parte del error lógico en el razonamiento, según el cual necesitamos una agencia monopolística (el Estado) para contrarrestar a otras supuestas agencias monopolísticas (las Corporaciones), es necesario dilucidar si la suposición que sirve de base al argumento, que el mercado naturalmente desarrolla monopolios, es cierta en las condiciones existentes cuando el Estado se abstiene de intervenir en el mismo.

¿QUÉ ES EL MERCADO?

En primer lugar debemos definir claramente qué entendemos por "mercado libre", una noción que frecuentemente es mal interpretada o distorsionada por sus propios crí­ticos. El mercado libre es la confluencia de acciones de todos los individuos que forman parte del tejido social, en sus facetas como productores y consumidores, es decir, es la resultante de las decisiones que tomamos a diario, cada vez que compramos, vendemos o nos abstenemos de participar (la abstención también es una acción, precedida obligatoriamente por una desición consciente). En el mercado libre todas las interacciones son voluntarias, ya que no hay forma de obligar a alguien a comprar o vender o a abstenerse de tales cosas, excepto a través el uso de la violencia. Pero la violencia está vedada en el mercado y este mismo es capaz de proveer mecanismos para hacer cumplir dicha prohibición. En el mercado libre sólo hay una forma de obtener riqueza: satisfaciendo las necesidades de los consumidores de la mejor y más barata manera posible.

¿QUÉ ES UN MONOPOLIO?

Un monopolio se establece cuando un productor controla de manera absoluta los recursos necesarios para la producción de un cierto bien. En consecuencia cualquier consumidor que requira dicho bien no tiene otra opción, sino acudir al monopolista, quien además puede cargarle cualquier precio (dentro de ciertos límites claro está). De manera que el establecimiento de un monopolio es perjudicial para los consumidores doblemente: por un lado limita las opciones disponibles y por otro lado pone en movimiento una tendencia al aumento de los precios y la caí­da de la calidad. En el caso en que no uno sino varios productores controlan los recursos y se ponen de acuerdo para no competir entre ellos, estamos ante un oligopolio o un cartel (por ejemplo en Venezuela los canales de TV privados realmente no compiten entre sí).

¿PRODUCE EL MERCADO MONOPOLIOS NATURALMENTE?

Para que surja entonces un monopolio es necesario que el productor controle el recurso o materia prima necesario en la fabricación del bien en cuestión. Ahora bien, esta condición no es suficiente, ya que es posible que tal materia prima pueda ser sustitui­da por otra cuyo control no es mantenido por el potencial monopolista. Por ejemplo, un fabricante de zapatos podrí­a tener el control absoluto del suministro de cuero, pero este puede ser substituido por materiales sintéticos generados por otros productores. Suponiendo que las materias primas objeto de control monopólico son insubstituibles y que el productor las controla absolutamente, este aún no tiene garantí­a de que podrá cargar precios monopólicos (por encima del precio de mercado) a sus clientes. Para ello es necesario que los consumidores se "hagan la vista gorda" ante el aumento de precios y mantengan la demanda en tal nivel que el monopolista todavía es capaz de obtener ganancias, a pesar de la disminución en las ventas. Un escritor, por ejemplo, tiene el monopolio de sus libro (por aquello de los derechos de autor) y sin embargo es posible que no pueda vender ni uno solo, sin importar cuan barato lo ofrezca.

Ahora bien, excepto por condiciones extremadamente inusuales, la única forma que tiene un productor para controlar la oferta de una determinada materia prima es eliminando a la competencia, tanto la actual, como la potencial. Si momentáneamente determinado productor se hace de una posicioacuten monopolística y es capaz de cargar mayores precios por sus bienes, ese mismo aumento de precios causa mejores prospectos de ganancias para otros productores, los cuales tenderán a desviar capital hacia el sector -momentáneamente- monopolí­sitico de la producción causando a su vez un aumento de la oferta y una consecuente caida de los precios. Es por esta simple razón, que los productores y empresarios se encuentran siempre en búsqueda de ganancias, que la emergencia de precios monopolí­sticos no es una tendencia natural del mercado.

Y la única forma que tiene el potencial monopolista de eliminar la competencia es recurrir a la violencia, directa o indirecta para prevenir la entrada de nuevos jugadores al campo de juego. Desde luego que rara vez un productor recurre a la violencia física directa (o a la amenaza de ella) para prevenir la competencia. Es mucho más fácil conseguir el favor de los políticos a cargo del gobierno y convencerlos de prohibir por ley la entrada de nueva competencia, o el establecimiento de precios mínimos, o la imposición de aranceles de importanción para prevenir la entrada de productos extranjeros. En cualquiera de estos casos, los que salen perjudicados son los consumidores, quienes se ven obligados a pagar precios más altos y a ver reducidas sus opciones disponibles, en favor de productores parasíticos atemorizados de la competencia.

CONCLUSIÓN

Un monopolio es el control por parte de uno o varios productores de la oferta de materias primas esenciales en la fabricación de ciertos bienes de consumo. Dicho control no implica necesariamente la aparición de precios monopolísticos, ya que el consumidor aún puede negarse a patrocinar a dichos productores, recurriendo a bienes de consumo alternativos. En conclusión en el mercado libre la emergencia de monopolios no es un fenómeno inevitable, ni que requiera la intervención del Estado para corregirlo. Muy por el contrario, es el Estado -una institución monopolística en sí misma- quien representa una amenaza para los consumidores, debido a su tendencia a favorecer los intereses particulares de productores bien conectados con la élite polí­tica gobernante.

Para lecturas más extensas sobre el tema del monopolio y la competencia desde una perspectiva austríaca, consulta la Guí­a de Estudio Austrí­aca: Competition, Monopoly and the firm
















Puedes dejar tus comentarios sobre este artí­culo en La Bitácora

proyectosep2005.jpg