Make your own free website on Tripod.com








Larry Nieves

La solución liberal al problema de los medios














Larry Alexánder Nieves C.




















larry_jaji_05.jpg

 

Tenemos que comenzar por el principio, ¿en qué consiste el problema de los medios de comunicación?

El problema

Desde el punto de vista del consumidor, básicamente el problema tiene que ver con falta de oferta, existen muy pocos medios de comunicación (en particular los de TV) y sus dueños han sido acusados de toda una gama de cosas, desde golpistas, hasta anunciantes del fin del mundo. Desde luego que desde el punto de vista del gobierno el problema es que hay demasiados medios de comunicación (a ningún gobernante le gusta la crítica, por muy demócrata que este diga ser) y en particular, el gobierno alega que los dueños de medios en la práctica han formado un cártel que sólo propaga informaciones en contra de la revolución. Desde el punto de vista de los dueños de medios, éstos alegan que la libertad de expresión está en peligro (como si les importara) ante un gobierno que amenaza con aprobar leyes de contenido, resortes, mordaza y pare usted de contar.

Obviamente que si lo que quieres son unos medios que ajusten su programación de acuerdo a unos supuestos "intereses nacionales", o a el supuesto e inexistente derecho a la "información veraz" (¿qué es la información veraz?), o en resumen, si quieres proteger a la gente de todas las cosas malas que hay en el mundo, entonces la solución es la que plantea el comandante: regular hasta los teque-teques, imponer multas astronómicas y regimentar el contenido, bajo las directrices de un supuesto directorio de "responsabilidad social" (que alguien me explique que significa eso). Pero estamos aquí para ofrecer el punto de vista contrario, el que, sin embargo, no le gusta ni al gobierno ni a la oposición, porque ambos bandos creen que el poder del estado esta aquí para salvarnos de nosotros mismos.

La solución Liberal

Es tan simple, pero no la veremos bajo un gobierno de Chávez, ni bajo uno de los estatistas declarados que le hacen "oposición" (¿demasiado pesimista?).

Yendo al grano:

  1. Privatizar por completo el espacio radioeléctrico
  2. Eliminar CONATEL y todas las leyes que regulan, o pretenden regular, el acceso al mercado de nuevas estaciones de radio y TV o el contenido de sus transmisiones

El resultado será el surgimiento de estaciones de radio y TV, quienes competirán por la audiencia. La única forma de que nuevas estaciones tengan éxito es ofreciendo lo que el consumidor quiere, llámese "información veraz" o como quieran. El punto es que el juez final de la veracidad de una historia tiene que ser el espectador, quien castigará a las estaciones que perciba como poco veraces simplemente no viéndolas o escuchándolas. Los anunciantes, que prefieren poner sus propagandas en donde más gente las vea o escuche, destinarán más financiamiento entonces hacia las estaciones con mejor desempeño. De esta manera la necesidad de supervivencia obligará a los dueños de medios a transmitir lo que la gente quiere, cuando la gente quiere (usualmente al momento).

Por otro lado, veremos más diversidad en la programación, de la misma forma que ahora tenemos una diversidad enorme en le mercado de los zapatos o de los teléfono celulares. Siempre habrá empresarios dispuestos a satisfacer a los sectores de consumidores insatisfechos con la oferta actual, por ejemplo, aquellos con inclinaciones científicas o más culturales; canales dedicados a los niños y un largo etcétera. Es claro que un sólo canal no puede satisfacer todos los gustos, al mismo tiempo (piensen por ejemplo en los padres que dejan a sus niños viendo TV durante gran parte del día, en algunas horas éstos terminan viendo novelas de mala muerte).

Lo mismo sucedería con la radio, con programas para la gente que prefiere la música clásica o para aquellos que prefieren la salsa. En cierta medida esto ya se ve en la radio, porque de alguna forma los requisitos de entrada al mercado son más relajados, con la consecuencia natural que disfrutamos de más diversidad, sin necesidad de obligar a nadie a transmitir nada en particular (recuerden el "uno por uno" de la época de Lusinchi)

Desde luego cada quien tendrá la responsabilidad de seleccionar lo que mejor le parezca para escuchar o ver. Los niños, estando sujetos a la tutela de sus padres, se tendrán que atener a lo que estos digan, siendo también estos rsponsables por lo que sus hijos vean (¿o es que el estado también tiene que encargarse de decirnos que es lo que nuestros niños deben ver y escuchar?)

No hay necesidad de censurar a nadie, ni de sancionar a nadie. Excepto cuando una estación interfiera con la señal de otra que se haya establecido con anterioridad en determinado espacio geográfico. Pero esto es sólo una manifestación del respeto al derecho de propiedad sobre la porción del espectro radioeléctrico en dicha zona, del cual disfruta la primera estación. Las ganancias obtenidas de la privatización, serían devueltas al público en forma de descuentos sobre sus declaraciones de impuestos o algún método similar.

Desde luego, esta solución, así tan linda como parece, no le gusta a ninguno de los jugadores en el campo político actual. A los políticos de la cuarta y de la quinta no les gusta porque les quitaría el poder de decidir por nosotros que es lo que podemos ver y escuchar. Los primeros se quejan del poco poder que tienen ahora y pretenden amordazar a las estaciones existentes y los segundos sólo se quejan porque los que empuñan la espada no son ellos (típico de los socialistas, para quienes los males del gobierno se curan si tan sólo colocáramos al mesías idóneo en el poder). A los dueños de los medios tampoco les gusta porque abriría las puertas a la "despiadada competencia", de la cual han estado protegidos por unas cuantas décadas, permitiéndoles darse el lujo de desafiar los deseos de sus clientes.

De manera que si queremos una verdadera solución del problema de los medios, tendremos que buscar gente con puntos de vistas distintos, con una visión alternativa y liberal, desde luego.

Puedes comentar acerca de este ensayo en la Bitácora
















proyectosep2005.jpg